Salta, Domingo 19 de Noviembre de 2017 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
DISPUTA. Gustavo Sáenz quiere ser gobernador. Juan Manuel Urtubey, presidente.

DISPUTA. Gustavo Sáenz quiere ser gobernador. Juan Manuel Urtubey, presidente.

25/10/2017 | Noticia de Argentina

Categorías: DESTACADAS | En debate


El contundente triunfo del macrismo le permite lograr las reformas que se propone.

Empezar de nuevo

Cambiemos obtuvo tres éxitos: arrasó en el país; aplastó al peronismo; y consolidó la oposición deseada (Cristina Kirchner) En Salta, Urtubey debe redefinir si insiste con llegar a la Casa Rosada o enfrenta el allanado camino de Sáenz hacia la gobernación.

 

Por Dario Alberto Illanes


Los resultados electorales a favor del Gobierno nacional dan cuenta, por una parte, de que la ciudadanía confía en su propuesta, como del éxito de su estrategia de campaña.

Por el contrario, la dividida y heterogénea oposición peronista demostró con sus derrotas el pobre favor popular y el fracaso estratégico.

En más de la mitad de la Argentina, los votantes parecen haber separado sus golpeadas situaciones económicas de la confianza política en “Cambiemos”. El relato de “la herencia”, los casos de ex funcionarios procesados por corrupción, los mensajes mediáticos oficialistas, el “aparato” nacional (dinero y redes sociales) fueron suficientes para que la mayoría le de más poder a Macri.

Indudablemente, la polarización entre el empresario y la ex presidenta favoreció al primero. La mayoría de la población consideró que la administración anterior “se robó todo”, y castigó esa presunción. Por eso es que el macrismo acertó en favorecer el enfrentamiento con Cristina. Sabían que profundizar la grieta” les daría réditos electorales.

El conductor del triunfo


Salta confirmó los conceptos anteriores: polarización a favor del macrismo, peronismo dividido y confianza en la propuesta de “Cambiemos”.

Como si fuera una perinola, la fuerza de Macri ganó todo. Con una variante exitosa: en lugar de recostarse en el radicalismo (que fue solo por su cuenta), lo hizo en la ascendente figura política del intendente de la ciudad capital, Gustavo Sáenz.

Peronista, condujo a los justicialistas provenientes del romerismo y peronistas que abandonaron las filas del oficialismo provincial. Su carisma logró la victoria de un conservador candidato a senador local, remontando lo que parecía el cómodo triunfo de Adrián Valenzuela.

Sáenz, que personalmente no era candidato a nada, es el gran ganador. Por el momento, con el favor y la plata del Gobierno nacional y su popularidad, tiene el camino allanado para conquistar la gobernación en 2019.

Otro peronista cosechador de la polarización y división fue el kirchnerista Sergio Leavy. Fue él, solo, por cuanto el apoyo popular a “Unidad Ciudadana” fue modesto para el resto de los cargos en disputa. Esto no empañó la alegría de los kirchneristas salteños. Y festejaron la derrota de los candidatos de Juan Manuel Urtubey.

Suspenso

Atravesando los últimos dos años de su tercer mandato, el gobernador de Salta necesitaba ganar en la Ciudad y la Provincia para lanzarse de pleno a conquistar el Sillón de Rivadavia. Las elecciones ponían en consideración su gestión, sus candidatos y su estrategia de poder.

Los resultados del domingo 22 de octubre dicen que fue aplazado.

Esto significa tanto desaprobar un examen como dejar en suspenso un examen o una materia; “dejar de hacer una cosa en la fecha prevista, para hacerla más tarde”.

Rápido de reflejos, Urtubey consideró que el aplazo es suspenso. Pidió la renuncia a todo su gabinete de gobierno; presentó su renuncia a la dirección del Partido Justicialista salteño y asumió errores en la estrategia. Con respecto a la gestión, habrá caras y estilos nuevos. Una de estas es la del actual diputado nacional, Javier David.

Rechazada su renuncia –como la del vicegobernador Miguel Isa, impulsor de Valenzuela- propuso renovar el Partido Justicialista y convocar a quienes se alejaron.

La estrategia electoral se basó en salir de la polarización, proponer un “proyecto salteño”, y permitir tanto candidatos extrapartidarias como “partidos muletos” (formaciones colectores de votos)

Esto último –rechazado desde siempre por el reelecto diputado provincial Manuel Santiago Godoy- seguramente será suprimido. Pero el espacio político alternativo al “macrismo/ kirchnerismo” continuará.

Urtubey reconoció que en las provincias donde el justicialismo se presentó unido (con kirchneristas), le ganó a “Cambiemos”. Sin embargo aseguró que no se aliará con quienes están acusados, procesados o sospechados de corrupción.

Dicho de otro modo: Urtubey enfrentará a Sáenz y reiniciará su camino, con proyecto propio, a la presidencia de la Nación.




 

Fuente de la Información:


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia3 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia0
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension