Salta, Lunes 20 de Mayo de 2019 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
EL FIN. Como un globo lleno de gas, el gobierno de Macri puede explotar.

EL FIN. Como un globo lleno de gas, el gobierno de Macri puede explotar.

23/04/2019 | Noticia de Argentina

Categorías: ARTICULOS | Estado, Economia y Política


Default: repitiendo la historia

Camino a la explosión

El presidente Macri, a través de su primera línea económica, hizo anuncios que realmente, en lugar de solucionar los problemas, nos sumergen. Mientras que en Argentina la mayoría de los medios callan y el gobierno vocifera que estamos en el buen camino, en el exterior los principales portales dicen que nos dirigimos - como el dirigible Hindenburg - hacia la explosión.

 

Por Alcides Ramón Balbuena

 
El Hindenburg fue una aeronave orgullo del régimen nazi que explotó en Estados Unidos en 1937. En Argentina, a partir de 2016, términos que habían desaparecido de nuestro léxico vuelven a atormentarnos: deuda externa, déficit cero, bicicleta financiera y default. Esto no fue casualidad sino causalidad. 
 
Las políticas económicas del actual gobierno fueron implementadas desde un primer momento para favorecer al poderoso sector al cual representan. Los interlocutores son los radicales, quienes optaron por asumir ese rol en beneficio propio para ocupar cargos y ganar elecciones provinciales. Tras ellos, el massismo y la unión de aquellos que se dicen peronistas, pero que sin embargo profundizan un estilo de política feudal que carece de todo sentido doctrinario. Hablo de Alternativa Federal. 
 
Hoy, gracias a estos sectores y actores políticos, estamos tratando de sobrevivir. Asumamos que gran parte de los argentinos se equivocó al votar. Nos vendieron espejitos que tarde o temprano nos mostrarían la realidad.
 
Entendamos esto: Macri bajó las retenciones o impuestos a quienes ganan superlativamente. Los mismos que viven épocas de bonanza cada vez que gobiernos oligárquicos asumen el poder político. A cambio de eso, la clase trabajadora, la clase media y los más humildes deben pagar.
 
Las tarifas aumentaron en un nivel superior al 1000 por ciento desde diciembre de 2015, e impactan de lleno en los bolsillos de los que menos tienen. Los sueldos se manejaron según lo que imponía la administración Macri.
 
Esto sin dudas favorece a quienes no les interesa más que su estructura económica, esos que se denominan empresarios pero que ven caer a la clase que sustenta a su empresa. El despacho de RRHH solo sirve para establecer quién se queda y quién se va. 
 
Protegiendo al Capital
 
La política de Estado se centró entonces en blindar al Poder. Primero, a los grupos financieros, aquellos que ganan sin invertir en producción. Luego, a los de servicios y a los bancos (estos últimos exageraron sus ganancias con Lebac y Leliq); por último, las empresas energéticas. 
 
El Estado hizo desaparecer al Ministerio que debía defender los intereses del trabajador, transformándolo en una Secretaría, preparando el camino para una reforma laboralNombres como Juan José Aranguren, Jorge Ignacio Rosner, Nicolás Caputo, Marcelo Mindlin, Mario Quintana, Joe Lewis. Luis María Ribaya, Sergio Grinenco, Escasany, Ayerza y Braun. José Luis Enrique Cristofan y Gabriel Diego Martino entre otros, son aquellos que suprimieron con su egoísmo los derechos de la sociedad en general.
 
A estos sumemos a los integrantes de la oligarquía rural: Enrique Crotto, Luciano Miguens, Héctor Pereda, Juan Ravagnan y Arturo Llavallol, Jaime Bernasconi, Martín Lizaso Bilbao, Hugo Luis Biolcati, Víctor Luis Funes, Alfredo Luis de Angeli y Eduardo Buzzi.
Los medios apoyaron a los hombres del Poder para obtener ganancias. Vila, Magnetto, Fontevecchia y Hadad dieron lo que Cambiemos necesitaba; un mensaje falso, lleno de odio y amparando la mentira en contra del gobierno anterior. 
Los jueces y fiscales federales apoyaron esa tesitura de apartar de la conciencia ciudadana la defensa de un gobierno con contenido social y nacional. 
 
La gran estafa
 
Hoy nos encontramos ante una curiosa medida económica del gobierno nacional, parecidas a las calumniadas de los gobiernos populares que a las de este grupo hegemónico. Durante tres años nos repitieron incansablemente que tuvimos una “pesada herencia”, la cual obstruía el cambio. Errores debidos a políticas de Estado de hace 70 años.
 
Las últimas medidas sirven como paliativo ficticio. Los precios fijados como “cuidados” tuvieron un viraje en esta semana. Notaremos dentro de un mes como la inflación de comestibles superará el 6.8 por ciento correspondiente a abril, porque ese fue el aumento en los precios de ese rubro justo un día antes a los anuncios.
 
Tratar de planchar el dólar con aportes provenientes del Banco Central provocará en cualquier momento una corrida que podrá hacer tambalear el mercado. Es que, aunque existan reservas para mantener el dólar en un mismo nivel, el FMI no permitirá que se desperdicie ese dinero en sostener a la divisa extranjera. Mientras tanto el riesgo país ascendió a una cifra que hacía años no llegaba: 854 puntos.
 
Autorizaron a las entidades bancarias para que comiencen a implementar planes de créditos a los jubilados. La sorpresa es que será con intereses de un 50 por ciento. Mientras la inflación redujo los ingresos a este sector en 60 puntos, el gobierno pretende prestarles plata con el propio dinero del Fondo Sustentable de ANSES. Estamos ante una verdadera estafa, el dinero que recibirán es de los jubilados y encima le cobran intereses extremas.
El engañoso método de tratar de calmar las aguas no es otra cosa que una gran estafa.
 
Quienes ganan
 
Sumemos que a este desmadre nos exponemos ante un fuerte retroceso de empleos. Las empresas ya están llevando adelante los procesos preventivos de crisis y seguramente los sindicatos tendrán que ceder en el sentido salarial para no caer en masivos despidos o cierres de empresas.
 
El panorama entonces, para un futuro cercano, hablando de acá a un año, es caótico. Ningún gobierno podrá asumir las responsabilidades ante el ente financiero internacional.
 
La deuda ya está tomada, es algo que ya no podemos cambiar. En unos meses sabremos quién dirigirá los rumbos de nuestra Nación y dependiendo de quién sea entenderemos hacía donde nos orientarán.
 
Todavía queda en nuestros pensamientos del porque asumimos una deuda y entablar relaciones nuevamente con el FMI. ¿Era necesario? La verdad que no, si no vimos ni un solo dólar en obras o infraestructura que pudiera garantizar un progreso sostenido. Todo se utilizó para la fuga de capitales y para la bicicleta financiera.
 
El pueblo no tendrá que pagar una deuda que jamás provocó. Lo tendrán que hacer ellos, por primera vez y aunque les duela. No podemos dejar que nos sigan haciendo lo mismo cada vez que llegan al poder.
 
Este engranaje, el cual aceitaron bastante bien, no proviene de una mente prodigiosa del entorno presidencial. Cae de maduro que dentro de ese espacio no existe alguien que pudiera crear una idea tan fina como la que están llevando a cabo. Duran Barba es solo un nexo entre el macrismo y los servicios de inteligencia norteamericanos (tal como lo admite Assange). 
 
A EEUU no le conviene perder territorio ante la arremetida de China y Rusia. Debían imponer los gobiernos manejables y así lo hicieron. Toda Latinoamérica se vio afectada por el Lawfare. Entonces la deuda contraída y los descalabros económicos en nuestro país se deben más que nada a una interposición foránea con el apoyo de quienes están en el gobierno actualmente. Cada uno recibe su tajada.
 
Profecía
 
Hace algunos días, charlando con Eduardo Tomás Ghersi – docente universitario y especialista en Ciencias Empresariales y Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora – sostuvo: "Este país tendrá que sobrellevar a la más profunda crisis jamás vista, la desnaturalización del problema por parte del gobierno, apoyados por los medios, nos hacen caer cíclicamente en un estado de abandono por culpa de quienes no piensan en el país sino en los beneficios propios, aunque en esta oportunidad hayan llegado por los votos, vienen por lo mismo, el poder supremo y evitar de que el pueblo logre su bienestar".
 
Las medidas tomadas por Macri y Dujovne no tocan los problemas de fondo. Lo coyuntural no es una política de Estado para favorecer a las mayorías sino, por el contrario, buscan deteriorar sus ingresos para que en un año se tenga que obligar a los trabajadores a bajar sus pretensiones en el ámbito laboral.
 
Estas afirmaciones parecen tienen un tinte de profecía, que ojalá no se cumplan. Nadie quiere ver sufrir a un compatriota, nadie quiere sufrir el desempleo o la flexibilización laboral, o las bajas de los sueldos, o ver a jubilados llorar porque ya no les alcanza la plata.

Fuente de la Información:


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia1 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia0
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension