Salta, Domingo 25 de Agosto de 2019 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
POSTRADO. José María García y su mamá (fotografía proporcionada por la familia)

POSTRADO. José María García y su mamá (fotografía proporcionada por la familia)

29/07/2019 | Noticia de Salta

Categorías: DESTACADAS | Relatos Criminales


Cinco años de violencia e impunidad.

José María está cuadripléjico y su atacante camina libremente

El 29 de enero de 2014, Mauro Cabral intentó matar a José María García con un pedazo de concreto. Fue luego del partido entre San Lorenzo y River, jugado en la ciudad de Salta. Un tribunal condenó al agresor por intento de homicidio, pero el abogado defensor entorpece la sanción penal. Además de Justicia, el joven necesita el mismo sistema que usaba el científico Stephen Hawking.

 

Por Dario Alberto Illanes


Los gemelos José María y Manuel García, de 21 años, caminaban por la avenida Paraguay, exultantes, cantando, por los tres goles que el equipo de San Lorenzo le hizo a River Plate, en el estadio Padre Ernesto Martearena. Aquella noche, los hermanos - junto a un amigo, una joven y un niño - festejaban pacíficamente cuando sintieron insultos y pedradas a sus espaldas.

Provenían de un grupo de alrededor de quince hinchas rojiblancos. Estos los corrieron y alcanzaron a la altura del puente sobre el río Arenales. Cobardemente, sin importarles la inferioridad numérica, la presencia femenina y de un nene, estos violentos los rodearon.

Crueldad, saña, alevosía se expresaron en un cascote de cordón cuneta arrojado a la cabeza de José María. El joven, hoy tiene 26 años y se encuentra postrado con cuadriplejía. El autor del asesino proyectil, Mauro Cabral, en la actualidad de 21 años, circula impunemente por las calles de Salta.


Luchando día a día



“Gracias a Dios, mi hermano está con nosotros. Luchamos día a día para mejorarle su condición de vida. Como él. Lo feo es que después de cinco años, la justicia no nos da respuestas”, contó Manuel García a Punto Uno.

- ¿Por qué?

- Un tribunal condenó a Mauro Cabral por intento de homicidio, pero la sentencia está en manos del juez de Menores Esteban Fernández (en 2014 el agresor tenía 17 años), y el abogado defensor Marcelo Arancibia llevó la causa a la Corte de Justicia.

José María se salvó de morir, pero el criminal ataque le causó mielopatía traumática cervical. Esta lesión medular desencadenó que desde 2014 sea un chico cuadripléjico. Parálisis de los cuatro miembros, dificultades respiratorias (traqueotomía), alimenticias (botón gástrico para comer), conciencia mínima e imposibilidad de hablar. 

La Sala V del Tribunal de Juicio, integrada por los jueces Javier Francisco Aranibar, Norma Vera y Mónica Mukdsi, declaró a Mauro Cabral penalmente responsable por intento de homicidio. La pena es entre 4 y 10 años de prisión.

El abogado Arancibia presentó un recurso de casación, el cual fue rechazado por la Sala I del Tribunal de Impugnación. Estos magistrados dictaron: “Nadie con capacidad de discernimiento puede sostener que un impacto certero y con fuerza de elemento contundente (palo, hierra, piedra, maceta, etc.) a la cabeza, no acarrea cuasi necesariamente la muerte del sujeto golpeado”. Y describieron que “la fuerza del golpe junto al elemento con el que se ataca y la zona del cuerpo elegida para la agresión no permite dudar sobre la posible muerte. Por ello se pudo asegurar que Mauro Cabral actuó con dolo homicida”.



Para matar



Los conceptos legales ratifican los testimonios de Manuel y las víctimas, sepultando las excusas de Cabral y Arancibia. La defensa intentó justificar que el atacante “arrojó”, sin mala intención, el cascote.

De acuerdo a la Real Academia Española, arrojar es “impeler con violencia una cosa, de modo que recorra una distancia, movida por el impulso que ha recibido”.

José María recibió en su cabeza, por la espalda, el proyectil. A un metro de distancia. Esto se trata de un “disparo”. El significado de esto es “Hacer que un arma despida su carga”. Manuel lo describe claramente: “El (Mauro Cabral) sabía el daño que iba a hacer” .



Derechos Humanos



Las maniobras dilatorias de la defensa - impidiendo que se haga Justicia y castigar penalmente a un violento que ni siquiera pidió perdón - lejos están de sólo ser recursos legales. Atentan contra los derechos humanos de José María García.

Según su hermano, debido a que no hay condena en firme, los cirujanos del Instituto Fleni (institución médica de Buenos Aires que atiende al joven, merced a la ayuda de Marcelo Tinelli) no pueden practicarle una intervención quirúrgica que mejoraría sus condiciones vitales.

Máxima prioridad de tratamiento debiera ser por quienes detentan el poder sobre la vida. Hasta tanto, José María tiene una esperanza para vivir mejor. Necesita una computadora similar a la usada por el científico Stephen Hawking. Funciona con la mirada y los gestos. Cuesta alrededor de 100 mil dólares y no la cubren las obras sociales.

De ese modo, podría decirle a su mamá, papá, hermano, cuanto los ama.






Fuente de la Información: Diario Punto Uno


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia1 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia0
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension