Salta, Martes 20 de Noviembre de 2018 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
¿CASO CERRADO? Luján y Yanina aparecieron ahorcadas, colgadas de un árbol al costado de una finca en Cerrillos.

¿CASO CERRADO? Luján y Yanina aparecieron ahorcadas, colgadas de un árbol al costado de una finca en Cerrillos.

12/02/2014 | Noticia de Salta

Categorías: ARTICULOS | Niños y jóvenes


La familia Peñalva rechazó el dictamen judicial pues asegura que Luján y Yanina fueron asesinadas.

Para el juez las chicas se suicidaron

María Luján Peñalva y Yanina Nuesch se ahorcaron, concluyó el juez salteño Pablo Arancibia. Por tanto, ordenó el archivo de las actuaciones “por no encuadrar el hecho denunciado en figura penal alguna”. El magistrado descartó agresiones físicas o ataques sexuales y subrayó las tendencias suicidas de las jóvenes.

 

La causa judicial por la muerte de Luján y Yanina –las chicas de 19 y 16 años halladas colgadas de la misma soga a menos de un kilómetro de sus hogares, el 16 de julio de 2012- estaba caratulada como “muerte dudosa”. Dos alternativas tenía el juez Arancibia para resolver el caso: investigaba un doble homicidio o concluía en el suicidio conjunto.

Esta primera instancia de la justicia de Salta consideró finalmente que las muertes fueron “consecuencia de una decisión personal, libre y voluntaria de cada una (de las víctimas)”.

De acuerdo a la información de la oficina de prensa del Poder Judicial, los argumentos para el cierre de la investigación y el archivo de la causa radican en la ausencia de otras personas agresoras y las psicologías suicidas de las jóvenes. Según la resolución, los dictámenes científicos comprobaron que Luján y Yanina llegaron al lugar caminando “no constatándose la presencia de tercero alguno”, a la vez que se descartaron agresiones físicas o ataques sexuales en el período comprendido entre el 14 de julio (de 2012) al mediodía y el momento del deceso. Asimismo, el juez ordenó autopsias psicológicas para establecer las personalidades de las víctimas. Y el juez determinó que ambas presentaban “la clara presencia de un síndrome depresivo ansioso junto a una ideación “tanática egodistónica”.

Nadie está exento

Las pulsiones tanáticas o de muerte -término generalizado por el médico Sigmund  Freud para describir las acciones del inconsciente para volver a un estado anterior al trauma de nacimiento- aglutinan una serie de comportamientos y actitudes aparentemente nocivos para la vida. Estas inclinaciones psíquicas se encarnan en grupos sociales. Algunos de los actos más comunes de esta filosofía de vida son la exaltación del pesimismo, el abuso del alcohol o las drogas, las adicciones o excesos sexuales, las conductas de riesgo, la autodenigración y la aparente indiferencia a todo y a uno mismo.

En tanto, el concepto “egodistónico” se refiere a los pensamientos, valores, sentimientos y conductas que están en conflicto con las necesidades y objetivos del yo racional, los ideales o mandatos sociales. O sea, en mayor o menor medida, la mayoría de los seres humanos en algún momento sufrimos de “pulsiones tanáticas egodistónicas”. Generalmente la cercanía de familia y amores nos mantienen vivos.

Por esto cobran relevancia las palabras de Gustavo Peñalva, padre de Luján, publicadas en julio de 2013 por Norte Social y el periódico El Expreso:

- ¿Cómo era la relación entre Luján y usted?

- Era una linda relación, ella me contaba sus cosas, confiaba en mí…

- ¿Charlaban sobre las amenazas que sufren hoy los chicos, los excesos en la noche, el alcohol o la droga?

- Sobre eso hablábamos mucho; y además de que yo la protegía totalmente, ella era una chica que se cuidaba mucho. Luján era muy sana, ingenua; en su cuarto tenía escritas las paredes con frases contra las drogas, y poco antes de que desaparezca charlamos sobre el suicido, por el caso de este chico vecino, que apareció en febrero de 2012 en el mismo lugar ahorcado donde aparecieron ellas. Y tenemos datos de que no fue tan así.

- ¿Su hija tenía algún exceso?

- Ella se cuidaba mucho; como cantaba se cuidaba la voz, y ni siquiera tomaba alcohol; en una oportunidad se descompuso por tomar medio vaso de cerveza. Usted me preguntaba si yo le prohibía algo, y le puedo contar que yo la cuidaba mucho, pero era porque ella se trataba de una chica muy crédula, inocente; cuando nosotros volvimos de Estados Unidos acá conoció cosas que en donde había vivido no conocía, y como no hablaba bien español, le costaba relacionarse. Yo cuidaba de ella, era chiquilina, ingenua, se creía lo que decían, no tenía malicia, aparentaba menos edad de la que tenía (19 años)



Fuente de la Información:


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia11 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia0
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension