Salta, Miercoles 24 de Mayo de 2017 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
EL PEOR REGRESO. Los ataúdes con los cuerpos de Cassandre y Houria son trasladados hacia París.

EL PEOR REGRESO. Los ataúdes con los cuerpos de Cassandre y Houria son trasladados hacia París.

03/05/2014 | Noticia de Salta

Categorías: ARTICULOS | Genero


LA MASACRE DE LAS FRANCESAS “¿Cómo puede hacer el juez para ser mejor de lo que es?”, se preguntaba el jurista italiano Francesco Carnelutti.

Las miserias del proceso penal

Un extranjero torturado por la memoria de su hija asesinada se compadeció de un salteño torturado por el terrorismo de estado. Su gesto de amor fue malentendido y generó un escándalo, otro que se suma a una turbia instrucción judicial contaminada por irregularidades investigativas, torturadores premiados, mentiras, silencios y pericias contradictorias. Las “premuras” para sentenciar parecen muy distantes de la verdad.

 

El juez Carlos Pucheta -integrante del Tribunal de la Sala II de Juicio, que acompaña a su par Bernardo Ruiz y al presidente de este debate en el que se juzga a los acusados de las muertes de las francesas, Carlos Longarte- intentó ilustrar al ex  juez, procurador y secretario de Seguridad, Aldo Rogelio Saravia, acerca de las obligaciones morales de un magistrado.

Desconocemos si éste ha leído la obra maestra del derecho. Lo único que se sabe es que el ex funcionario premió a torturadores. El fin, el que sea, justifica los medios. La máxima de los maquiavélicos.

Luego se desconocen las acciones de este hombre que aspiró a ser ministro de la Corte de Justicia de Salta. Nos referimos a las órdenes que pudo haber dado, como jefe de la seguridad en Salta, a todos los policías, y a los encargados de la investigación de los brutales y mortales ataques a Cassandre Bouvier y Houria Moumni.

Demostrando cabal conocimiento de cómo copar la cancha y apoderarse del juego, con voz castrense y firmes ademanes, Saravia respondió al abogado Marcelo Arancibia, quien había solicitado su presencia como testigo, “No tuve ninguna participación en la investigación intrínseca, ni en las decisiones del juez”. Con tal concepto comenzó a dirigir sus palabras, opacando al mismo Tribunal. Y justificó los ascensos a los policías denunciados como terroristas de estado. Paradójicamente, contó que desde el ministerio de Seguridad “tenían urgencia por resolver el caso” y que constantemente se reunía con los jefes policiales para enterarse de los avances del proceso investigativo. La razón que esgrimió para estas consultas mañaneras fue que debía poner al tanto de la situación a su jefe, el entonces Ministro de Gobierno Pablo Kósiner.

El arrogante ex funcionario no aportó datos significativos a la causa, y hasta pudo dar un anacrónico discurso político, que nadie le había pedido. Hasta que se le escapó un concepto que lo puso en aprietos: dijo que tras el hallazgo de los cadáveres existió “premura” para encontrar culpables. Trató de componer la metida de pata explicando que las urgencias eran suyas, y obedecían a la mala imagen de la Salta turística, por “devolver sin vida” a extranjeras. Ni una palabra del gobernador Juan Manuel Urtubey recibiendo llamadas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamada a su vez por su par francés Nicolás Sarkozy.

Tal vez su desafiante actitud terminó de irritar al juez Carlos Pucheta, quien le pidió que sea concreto para contestar. Pero Saravia insistió en dominar el debate. Y Pucheta se hartó y en claro ejercicio de poder le marcó quien mandaba allí. Al menos las dudosas palabras del ex jefe de la seguridad de Salta, por ejemplo acerca del dolor que sintió por la muerte de Néstor Piccolo y el desconocimiento que dijo tener de otras líneas de investigación, las hizo bajando el tono y la actitud. A su salida, le dijeron “asesino”.

Situaciones escandalosas

La estupefacción total llegó ayer martes 29 de abril. Antes que comience el debate, Jean Michel Bouvier expresó ante la prensa que “los verdaderos culpables estarían libres”,  contrariando a la fiscalía y sus abogados querellantes.

De tal modo, Gustavo Lasi (el único con rastros de ADN confirmado en los cuerpos de las francesas), Daniel Vilte y Santos Vera son inocentes. Tal aseveración tiene su contratara en algo más peligroso: habría violadores y asesinos entre nosotros.

El debate comenzó con Luis Alberto Ochoa, un preso que, según los acusados Daniel Vilte y Santos Vera, fue testigo del momento en el que Gustavo Lasi les habría reconocido que los acusaba por presiones de la Policía. Ochoa, sin embargo, negó esta situación tanto al juez Pérez como al Tribunal. Lo llamativo de la declaración de Ochoa fue que contó que no sabe leer ni escribir, pese a lo cual firmó la declaración escrita. Y el juez Ruiz le preguntó si es católico.

A continuación declaró el testigo Francisco Tejeda, quien fue el primer detenido, y torturado, por la policía. El hombre, gaucho y baqueano, aseguró que el 15 de julio de 2011 (supuesto día de los asesinatos) no escuchó gritos ni disparos en El Mirador de San Lorenzo. Tejeda contó que las cabalgatas para los turistas comenzaban metros más allá del “Castillo de San Lorenzo”, desde donde aseguró que se escuchan las voces de los visitantes en El Mirador.

“Me da vueltas en la cabeza que (el crimen) fue en otro lado y la dejaron tiradas ahí. Conozco mi pueblo, vivo cerca de ese lugar”, subrayó.

Posteriormente Tejeda relató las torturas sufridas por parte de los efectivos de la Brigada de Investigaciones. “me llevaron y me dijeron que me haga cargo, que sabían que había violado a dos chicas; me pegaron y ya no me acuerdo más…”, relató y estremeció al público presente. Y agregó: “(la policía) me decía que me haga cargo, de que yo era el asesino y violador de las turistas”, mientras le pegaban sin piedad.

En esas circunstancias, observando las lágrimas del sufrido gaucho al rememorar las injusticias sufridas, el padre de Cassandre le acercó un pañuelo descartable. El juez Longarte creyó que le acercaban un pape escrito al testigo y reaccionó airadamente, reclamando a los extranjeros respeto al Tribunal, a la justicia salteña y a la Argentina. Bouvier, indignado, se levantó y salió de la sala dando un portazo, que enfureció más al magistrado. Entonces intervino Pucheta, quien aclaró que el francés se compadeció de Tejeda y le había dado un pañuelo para sus viriles lágrimas. Longarte luego se disculpó.

Al final de la jornada declaró Raúl Sarmiento, residente en San Lorenzo. El hombre aseguró que vio cuando los policías de la Brigada “pusieron y sacaron” un revolver, en el jardín de su casa. Esta arma es una de las pruebas en contra de los acusados.

Arancibia contó como fue el crimen

El abogado que defiende a Daniel Vilte –preso desde agosto de 2011 y acusado del mortal ataque a Cassandre Bouvier y Houria Moumni- aseguró, además de la inocencia del joven, la sospechosa presencia de Walter Lasi en los hechos. Sostuvo que la querella y la fiscalía harían mejor en redirigir sus averiguaciones a fin de encontrar la verdad.

- ¿Cuándo toma usted la defensa de Daniel Vilte?, ¿en qué circunstancias? – preguntamos al abogado Marcelo Arancibia.

- Recuerdo el 3 de agosto de 2001, en el momento que la suegra de Daniel Vilte va a buscarme a fin de que realice la defensa de él, que consideré que era sólo un trámite, y ya ve, lleva 2 años y siete meses; nunca imaginé tuviese tanta extensión, tanta repercusión, y que todavía Vilte esté privado de su libertad.

- ¿Y qué pasó, por que no fue sólo un trámite, qué falló para contradecir su creencia de que era sencillo demostrar que Vilte era inocente?

- La inocencia siempre ha estado demostrado, las diligencias procesales estuvieron ofrecidas, desde el testigo Ortega, que va a aclarar porque le ofreció un arma para que Vilte la vendiese, por necesidad económica… todo se va ir develando, las pruebas de descargo las tenemos, no hay nada que incrimine a mi defendido.

- Sin embargo, el fiscal Eduardo Barrionuevo en su acusación y el juez Martín Pérez en el procesamiento, señalaron a Daniel Vilte como coautor del homicidio de las francesas…

- Eso fue sin tener en cuenta todo lo que presentamos, por ejemplo los informes de los entrecruzamientos de los llamados telefónicos; no hay llamados entre Lasi y Vilte, pero no se investigó esto, como tantos otros testimonios…

- Usted no contradice a la defensa de Clemente de Vera, pero si a la de Gustavo Lasi, y al fiscal Félix Elías y a los querellantes, los abogados del estudio Durrieu que representan a las familias Bouvier y Moumni…

- Y si…, los querellantes parecen tener la misma posición que el fiscal, y por allí no está la verdad...


- ¿Por qué?

- Creo que hubiera sido más útil la investigación dirigidas a descubrir pruebas para alcanzar la verdad; por ejemplo, si se hubiera investigado lo que hicieron Daniel Vilte y su esposa embarazada de ocho meses, bebé que nació cuando Vilte estaba preso injustamente; como por ejemplo los oficios (pedidos judiciales) que pedí y no se hicieron al Hiper Libertad, a la Maternidad, a Super Vea, para demostrar que hizo mi defendido aquel 15 de julio de 2011. Y de ese modo no se maltrataría a mi testigo, la señora Laiza Serrano, la esposa de Vilte, la madre de sus tres hijos…

- Advertimos cierto maltrato verbal a ella; tal vez tenga limitaciones para expresarse, pero se trata de una señora, de una mujer que demostró su amor a este hombre, que lo describió como alguien totalmente diferente a lo que señalaron las pericias psicológicas que lo mostraban como un monstruo…

- Creo que se excedió el querellante Nicolás Ortíz, buscando confundir, queriendo hacerle “pisar el palito”, haciendo trabalenguas, que no contribuyen a lo que todos dicen que buscan, que es la verdad; el respeto es para todos los testigos, humildes o profesionales… Creo que las familias de las francesas asesinadas quieren la verdad, no condenar a cualquiera…

- ¿Usted tiene una idea de lo que pasó el día que mataron a Cassandre y Houria? – requerimos al abogado Arancibia.

- Si. Desde mi punto de vista, desde la noche anterior al 15 de julio (de 2011) hubo gente de jolgorio, con alcohol, y alguien de abajo, en el acceso a la Quebrada, avisó que iban “dos presas”. Eran las francesas, con designios de fatalidad. Y allí arriba realizaron el crimen…

- ¿Lugareños esperando matar a dos turistas?

- Creo que esas personas las esperaban para robarles, tal vez para violarlas, ese es el orden que hay que establecer, pero ante la férrea resistencia de las jóvenes, entonces se enfurecieron, y las violaron, y al verse superados por lo que habían hecho, terminaron por matarlas impiadosamente.

- ¿Y en dónde ocurrió esa violencia fatal?

- Interpretó que todo sucedió en la parte plana, despejada, de El Mirador. Luego, los cadáveres, fueron metidos tres metros dentro del monte, que es en donde las encontró el infortunado turista que se alejó para hacer sus necesidades fisiológicas…


- Pero los cuerpos de Cassandre y Houria fueron encontrados por la policía a más o menos 30 metros al sur de El Mirador, al lado de un nogal…, en un lugar de difícil acceso, con mucha pendiente, con vegetación cerrada…

- Así es, ese es el punto. El turista no fue a hacer lo suyo tan lejos, sino cerca, y salió despavorido, pero cuando avisaron en la casilla de la empresa de turismo, al encargado de la empresa, Walter Lasi (padre del acusado Gustavo) que había una mujer muerta, alguien se encargó de correr los cadáveres a ese lugar oculto, tuvieron una hora y media para “ramearlas”. Por eso es que los guías de turismo y los policías no encontraron nada en el lugar que les habían señalado los turistas aterrorizados; tuvieron que andar bastante para encontrar, de noche, los cadáveres.

- Pero Walter Lasi fue quien dijo, ante el aviso desesperado, que ya habían bajado todos los turistas…

- ¡Y bueno!, ¡eso demuestra el control que éste hombre tenía del lugar!

- Sin embargo Walter Lasi fue sobreseído, como supuesto encubridor, y ni siquiera se mencionó su posible participación en algo más grave…

- ¡Y eso hay que preguntarle al juez Pérez y a la Cámara de Acusación!; el único que estuvo en desacuerdo, y hay que reconocer esta acción procesal, fue el fiscal Eduardo Barrionuevo. Todas las conductas de Walter Lasi, tanto el 15 de julio (cuando desaparecieron las francesas) como el 29 de julio (día del hallazgo fatal), fueron sospechosas; y esto no lo digo yo, sino los testigos que hablaron de las reticencias, las excusas, las maniobras dilatorias cuando conducía la patrulla policial, la impavidez, la sangre fría, la falta de sorpresa de Lasi padre cuando finalmente encontraron los cadáveres.

- Y el sobreseimiento de este hombre, y su negativa a declarar en este juicio, amparado en derecho, contribuyen al misterio de lo que pasó, de lo que sabe Walter Lasi…

- Así es; pese a los pedidos de la querella, del fiscal Barrionuevo, la Cámara de Acusación cerró las posibilidades de conocer la verdad…

Los tres ADN

Si alguien creía que las pericias genéticas serían concluyentes, los contradictorios informes de los doctores Daniel Corach, Eduardo Alberto Raimondi y los peritos de Francia demostraron lo contrario.

La premura I

Roberto Reyes, codefensor de Santos Vera, sostuvo que al apresurar los procedimientos policiales “no se respetó la tutela del derecho”, afectando tanto a la provincia como a la nación y a la ciudadanía francesa.

 




 

Fuente de la Información:


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia7 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia0
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension