Salta, Lunes 23 de Octubre de 2017 | Hora:

 
Seguínos.

Norte Social en RSS
 
 
EL PADRE QUE ESPERA. Jean Michel Bouvier considera que los acusados son inocentes.

EL PADRE QUE ESPERA. Jean Michel Bouvier considera que los acusados son inocentes.

09/05/2014 | Noticia de Salta

Categorías: ARTICULOS | Genero


MASACRE DE LAS FRANCESAS. La sentencia del Tribunal se conocerá el 23 de mayo.

“El resultado del juicio será un escándalo judicial y político”

El codefensor de Santos Clemente Vera, el abogado Roberto Reyes, apuntó contra las “urgencias” del ejecutivo provincial para encontrar culpables por los homicidios de Cassandre y Houria, las cuales determinaron la investigación policial y la instrucción judicial. De tal modo, aseguró, la causa se “encapsuló” en sólo los actuales acusados.

 

- ¿Cómo llegó usted a tomar la defensa de Santos Clemente Vera?

- En un primer momento, cuando el doctor José Vargas inició el trámite de la defensa, me incorporé a la codefensa, para brindarle a Santos Clemente Vera asistencia conjunta; fue en el mismo momento de la detención.

- ¿Y qué pensaron al principio, al conocer la complejidad del caso y la gravedad de la acusación?

- Nos entrevistamos con los familiares de Vera, con sus vecinos, y luego con Vera, de todas esas circunstancias advertimos que él era inocente, y nos dimos cuenta de que la policía buscaba culpables y luego buscaba pruebas. La investigación se realiza de modo inverso; la causa, desde el inicio estuvo absolutamente desmadrada. Vera nos manifestó desde un comienzo su inocencia, y uno, tras 30 años de experiencia en derecho y con acusados de crímenes, uno se da cuenta de la inocencia o no de ellos. Nos dimos cuenta de que Vera era una persona limpia, totalmente inocente.

- ¿Cual era la relación de Vera con Gustavo Lasi y con Daniel Vilte?

- Con Lasi no había ninguna relación, nada los unía, mucho menos complicidad, tal como afirman todos los vecinos. Con respecto a Daniel Vilte, Vera se relacionaba con Nelson, el hermano de Vilte, porque hacían juntos actividades de gauchos, no con Daniel Vilte. Este estaba más relacionado con la cultura de la ciudad, no con la del campo.

- ¿Qué hizo Vera el 15 de julio de 2011, el día que supuestamente mataron a las francesas?

- Nosotros determinamos que Vera estuvo el 15 de julio trabajando en el desmonte de árboles en la casa del ingeniero Fernando Vidal, junto a su compañero de trabajo, David Tolaba, y en esa vivienda se encontraba la empleada doméstica, María Brañes, quien les servía el almuerzo. Ella ahora está enferma de cáncer. Vera estuvo trabajando todo el tiempo en ese desmonte, y el 15 de julio a la mañana estuvo ocupado en llevar al veterinario, en la ciudad de Salta, al perro propiedad de Vidal; el animal había sido herido de un disparo de arma de fuego, en el barrio Buena Vista.

- ¿Ustedes están de acuerdo con los argumentos de la instrucción judicial, que afirma que los homicidios de Cassandre y Houria fueron el 15 de julio?

- Nosotros no creemos que las circunstancias hayan sido tal como figuran en la instrucción, pero como de esa instancia se desprende la acusación contra Vera, nos encargamos de probar que él, ese día, no estuvo en el lugar de los hechos, en donde asesinaron a las francesas.

- Sin embargo, el médico genetista Daniel Corach informó que encontró rastros del ADN de Vera en los cuerpos de las víctimas… lo que implicaría que él participó al menos de las violaciones…

- Mire usted; el doctor Corach llega a esa conclusión a partir del análisis del cromosoma “Y” (masculino, ndr.), y no se trata de una posibilidad imputativa. En definitiva, se determina que Vera tiene el mismo linaje que el cromosoma hallado en el cuerpo de la víctima. Pero el mismo Corach aclaró que el linaje tanto tiene una lectura amplia como restringida, y entonces el linaje hallado puede también corresponder a la estirpe, al linaje, a la familia. Y resulta que los varones de las familias Vera y Lasi están emparentados, son familia. Por lo tanto, el ADN encontrado puede corresponder también a Walter Lasi. Y esta persona tiene más elementos que lo comprometen con los crímenes, sin embargo hoy está sobreseído. En definitiva, esa pericia aportada por el doctor Corach es una prueba que no determina certezas, con la cual no se avanza nada, pues sólo aumenta las dudas. Además, tanto el examen del doctor Eduardo Raimondi y los estudios franceses no encuentran rastros de ADN de Vera.

Las urgencias del Ejecutivo


- Entonces, las pruebas de Corach serían otra de las pruebas presentes en la instrucción oficial que caen en el terreno de las dudas…

- Es que acá hay que tener en cuenta algo muy importante, que ya habíamos advertido, y lo dijo en sala de debate el ex secretario de Seguridad Aldo Rogelio Saravia: la premura. Las urgencias del Ejecutivo provincial son totalmente distintas a los tiempos y la seriedad de un proceso judicial. De tal modo, el Ejecutivo, presionando al Poder Judicial, inmiscuyéndose, dando órdenes a la Policía, violó la división de poderes. Por eso las falencias de la investigación, por eso esta malísima instrucción. El Ejecutivo tenía urgencias para hallar culpables, que no son necesidades de la Justicia, de hallar la verdad. Por eso nos hallamos ahora en este problema, con cinco personas encapsuladas en esta instrucción…

- ¿Qué consideración le merecen las coincidencias de la fiscalía y los querellantes acerca de que quienes están sentados como acusados son los culpables, y por lo tanto deben ser condenados?

- Tiene que ver precisamente por todo esto que le digo: son acusados cinco personas encapsuladas en esta investigación que hizo la instrucción judicial, y de ese modo no se logra la verdad, no se avanzó en otras líneas investigativas. El problema es que, así como están dadas las cosas, en la manera como llegamos a esta situación, a este juicio, se puede llegar al escándalo menor: que se condene a solo una persona, pues no se sabe quienes acompañaron a ésta en los crímenes. O llegaremos al peor escándalo, el cual sería la condena a todos. Escándalo pues no alcanzan las pruebas y la instrucción sólo determinó errores y dudas. Por supuesto, esto será además un escándalo político provincial, nacional e internacional…

- Entonces ustedes coinciden con las palabras de Jean Michel Bouvier (padre de Cassandre) quien dijo que estas personas son inocentes…

- ¡Totalmente de acuerdo con el señor Bouvier! Tanto Vera como Vilte son totalmente inocentes. (Gustavo) Lasi debe hablar porque el sabe lo que ocurrió con esas pobres chicas…


No se puede trabajar y a la vez matar a dos mujeres

Cuatro testigos aseguraron la imposibilidad de que Santos Clemente Vera haya asaltado, violado y asesinado a Cassandre Bouvier y Houria Moumni. Durísimo informe del médico psiquiatra David Flores, quien no pudo declarar por encontrarse enfermo.

María Magdalena Brañes era empleada doméstica en la casa del ingeniero Fernando Vidal, el diseñador y constructor del barrio privado Buena Vista, en San Lorenzo. Su testimonio, claro y seguro, y encomiable en razón de sufrir una grave enfermedad, colocó a Santos Vera fuera de las horas, lugar y las circunstancias en las cuales, supuestamente, masacraron a Cassandre y Houria, el 15 de julio de 2011.

La mujer aseguró que su compañero de trabajo en la casa del ingeniero estuvo en este lugar desde las 18.30 de aquel día. Describió que tanto Vera como otro peón, David Tolaba, estuvieron trabajando en el desmonte de árboles en el terreno y la limpieza del inmueble debido al sangrado del perro de Vidal, herido de un extraño balazo la tarde del día anterior. Además, Brañes detalló que Vera se encontraba con un natural ánimo, incompatible con haber cometido brutales crímenes.

Según la instrucción judicial conducida por el ex juez (en la actualidad camarista) Martín Pérez, las francesas habrían sido asesinadas alrededor de las 18.30 de aquel 15 de julio de 2011, y los autores fueron Gustavo Lasi, Daniel Vilte y Santos Vera.

Brañes, ante una consulta del fiscal Félix Elías, aseguró que nunca perdió de vista a Vera. El acusador público había sugerido la posibilidad de que el gaucho se haya ausentado de su lugar de trabajo, subir a El Mirador, violar y matar, y regresar a la casa de Vidal. “Para irse debería habérseme (sic) desaparecido a mí y no fue así”, enfatizó.

El patrón

Por su parte, el patrón de Vera y Brañes, el ingeniero Fernando Vidal remarcó el “excelente” concepto que tenía de su empleado, quien trabajó para él entre el 2002 y 2001, hasta que Vera fue detenido.

“Es una persona de máxima confianza para nosotros. Cuidó a nuestros chicos (en referencia a los tres hijos, quienes eran aleccionados por Vera en las habilidades con los caballos). Quedó al cuidado de mi casa. Conozco a su familia desde que soy chico. Yo creo que es inocente”, aseguró Vidal. Su testimonio, forjado en el conocimiento diario, dista absolutamente de los informes psicológicos que describieron al gaucho como una psicópata que proyectaba sobre las mujeres el tratamiento que daba a los equinos.

De acuerdo al patrón de Vera, desde el momento que fue detenido, y como pensaban en su familia en que todo se aclararía y regresaría a sus labores habituales, lo reemplazó en el trabajo el sobrino del acusado, David Tolaba.

Precisamente éste sostuvo con firmeza que su tío trabajó junto a él aquel 15 de julio, entre las 15 y las 18.30, cuando fue a buscar a María Brañes a la parada del colectivo. Desde ese momento, su testimonio coincidió totalmente con el brindado por la empleada doméstica y compañera de trabajo.

El testimonio de Javier Guantay, primo de Gustavo Lasi, contribuyó a subrayar la total ausencia de relación entre éste y Santos Vera, como con Daniel Vilte.
El joven, otro humilde poblador de San Lorenzo, relató una situación que ya es un clásico en el debate: las torturas sufridas por parte de los policías premiados. Contó que los efectivos de la Brigada de Investigaciones, mediante engaños, lo llevaron hasta la orilla del río San Lorenzo para pegarle y obsequiarle el “submarino seco” (práctica terrorista que consiste en colocarle a la víctima una bolsa de plástico en la cabeza para provocar su ahogo, mientras es golpeado en el diafragma). “Me decían que me haga cargo de matar a las francesas", contó.

El intendente

Federico Parra es el intendente de San Lorenzo y aseguró ayer ante el Tribunal que Vera, Vilte y Vera, en su oponión, “son inocentes”. Asimismo sostuvo que a su juicio, los asesinos no son del pueblo.

El jefe comunal -quien vive en San Lorenzo desde 1994, año desde que conoce a los principales imputados como así también a los acusados de encubrimiento, Omar "Pajarito" Ramos y a Antonio Sandoval- dijo que todos ellos son “buena gente”, de quienes tienen un muy buen concepto. En el caso de Ramos y Sandoval, la excelente calificación humana la incrementa por cuanto estos trabajan en el municipio.

En el caso de Vera, a quien respeta como gaucho, destacó que es una persona respetuosa, a quien jamás se le conocieron problemas de ninguna índole. Por otro lado sostuvo que “nunca” vio juntos a Lasi, Vera y Vilte.




 

Fuente de la Información:


 
Actividad de esta noticia: Usuarios que comentaron esta noticia esta noticia0 Comentarios Votos: Votos positivos a esta noticia10 Votos neutros a esta noticia0 Votos neutros a esta noticia1
 
¿ Quiere ser el PRIMERO en comentar esta Noticia ?
  • Norte Social no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.
  • Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
 
 
 
Seguínos.

Norte Social en RSS
Acerca del Sitio

www.nortesocial.com.ar/

Sitio Válidado por la W3C (CSS 2.1)

Resolución: 1024px x 768px o superior

Compatibilidad: Firefox 3.x+ / Opera 10.x+ / IE 8.0+ / Chrome

Desarrollo Web: Code Dimension